domingo, 31 de marzo de 2013

Cuatro cuentos para ayudar a niños y padres a gestionar nuestras emociones


La C.E.A.P.A publicó, en el año 2008, una colección de cuentos con el objetivo de servir de instrumento a los padres para trabajar con sus hijos, de entre 6 y 12 años, la educación emocionalComo decían sus autores, Clara Redondo y Chema Gómez de Lora, en el prólogo de la publicación:
“Hemos escogido el lenguaje de los cuentos para enseñar a los niños conceptos y habilidades relacionadas con la prevención en el aprendizaje y el manejo de sus emociones. Los cuentos, la imaginación mágica, es el idioma que más les motiva. Además, el cuento es un instrumento ideal que une a padres y niños en torno a una misma actividad y es un vehículo excelente para que padres y madres puedan educar en valores y habilidades.”
Son cuatro cuentos donde diferentes personajes infantiles viven situaciones que les provocan emociones difíciles de manejar (el descontrol emocional, la falta de empatía, la envidia, la tristeza, etc.) y que van resolviendo de distinta manera a lo largo del relato.  
El objetivo de cada cuento es aportar a los padres  un instrumento sencillo  que les ayude a charlar con sus hijos sobre las emociones, el papel que cumplen y la mejor manera de manejarlas. Estos relatos les servirán de excusa a los padres para poner nombre a las emociones y, por lo tanto, enseñar  a sus hijos el abecedario emocional.
Aquí os podéis descargar la publicación en pdf: Cuentos educación emocional

sábado, 30 de marzo de 2013

Bienvenido al club


Cuando alguien me dice “tengo miedo”, me encanta responderle con la frase “bienvenido al club, aquí la presidenta”.
Si hay personas valientes es porque existe el miedo y lo han vencido. Los valientes lo son porque enfrentan miedo tras miedo. Aceptan retos, o ellos mismos se los ponen, y así van avanzando.
No hace falta que sea un león lo que te atemorice, aunque a veces hacemos los miedos más grandes que cualquier fiera salvaje.
El miedo es una forma de protegerte del peligro. Y se hace mayor cuanto más desconocida es la situación a la que te enfrentas. Cuando el miedo se apodera de ti no te deja ver la realidad, la distorsiona mostrándote todo tipo de peligros inexistentes.
En tu mente el miedo es gigante. Cuanto más te acercas con la intención de vencerlo, más pequeño se hace y una vez superado te preguntas por qué no lo enfrentaste antes.
Parece que las personas que consiguen lo que se proponen tienen una varita mágica o algún poder inaccesible a los demás. Pues te aseguro que no es así.
Si tienes ocasión, pregúntale a alguien que admires cómo ha llegado a donde está. Probablemente te cuente cómo ha ido fijándose metas y venciendo miedos.
Sólo vemos el resultado de las personas exitosas, nos fijamos en lo bien que les va pero no pensamos en lo que han pasado hasta llegar donde están.
Te diré que soy miedosa, que cada nuevo reto me cuesta lo mío. Pero también te diré que pienso “si otros pueden, yo también”. Quizá esto me permita coger fuerza y no dejarme vencer. Te voy a contar qué hago yo con mis miedos.
Lo que yo hago con los miedos
  1. Nuevo RETO, aparece el MIEDO. No sé qué hacer, me siento incómoda, insegura, dudo, quiero y no sé si podré.
  2. Pienso, si no AVANZO ahora… ¿lo intentaré más tarde? Eso es PERDER tiempo y oportunidades. Así que no tiene sentido parar para volver a intentarlo.
  3. Con esta reflexión paso del NO SÉ SI PODRÉ a QUERER PODER.
  4. ME MOTIVO Y ME MOTIVAN (amigos, compañeros, libros, internet, audios, vídeos, charlas…) Viendo a otras personas que ya hacen lo que yo quiero pienso: “Si ellos pueden, yo también”.
  5. Empiezo a dar PASOS que me llevan hacia mi META así voy perdiendo MIEDO, ganando CONFIANZA, viendo RESULTADOS y recibiendo ÁNIMO de la gente que me rodea.
  6. Muevo ficha y el UNIVERSO mueve ficha también. Me siento guiada, acompañada y protegida. Esto me confirma que voy por buen camino.
  7. Pienso: lo que hago ayuda a otras personas y es mi RESPONSABILIDAD crecer en este sentido. Me COMPROMETO.
  8. Gano AUTOESTIMA, FUERZA y SEGURIDAD para el siguiente reto. Ya estoy un escalón más arriba.
  9. Pienso en que me MEREZCO llegar a donde quiera por todo el esfuerzo que hago. Me lo gano. (Fuentewww.exitoalos40.com)

jueves, 28 de marzo de 2013

Las preocupaciones son como el vaso de agua


Un psicólogo en una sesión grupal levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío? Sin embargo, ella preguntó:
- ¿Cuánto pesa este vaso?
Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos.
Pero el psicólogo respondió: "El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo 1 minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará. El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, más difícil de soportar se vuelve."
Y continuó: "Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellos un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más empiezan a doler y si piensas en ellas todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada."
¡Acuérdate de soltar el vaso!

jueves, 21 de marzo de 2013

Ventilación emocional



Hoy os voy a hablar de una nueva técnica que yo utilizo  en la gestión de las emociones. Se llama VENTILACIÓN EMOCIONAL.

¿Qué es la Ventilación Emocional?

No es más que la expresión de las emociones que nos oprimen. Una frase que la define muy bien  es EMOCIONES EXPRESADAS, EMOCIONES SUPERADAS.

Con la Ventilación Emocional lo que conseguimos es que esas emociones que nos hacen sentir mal no se queden enclaustradas en nuestro interior

Una emoción no canalizada favorece la aparición de malestar físico (dolores tensionales, cardiovasculares, musculares, etc.). Al poner en práctica la Ventilación Emocional conseguimos aligerar esa carga y el malestar se va disminuyendo hasta conseguir convertirlo en bienestar.

Muchos personas al principio son reacios a expresarse emocionalmente ya que se sienten desprotegidos, vulnerables ante mí. No quieren que yo pueda descubrir sus puntos débiles, pero cuan equivocados están, porque precisamente el liberar todo este conjunto de emociones negativas, que los tienen limitados en su vida diaria, es lo que luego, con el paso de las sesiones, les abre la puerta al camino del bienestar físico y mental.


¿Cómo podemos aplicar la Ventilación Emocional?

La forma de aplicar esta técnica es muy diversa, lo ideal es que uno muestre sus emociones con cualquier persona que considere que lo puede entender y a la vez le sirva como una descarga, pero la realidad es que no siempre tenemos a mano a esa persona amiga que nos pueda ayudar como interlocutor, o bien tenemos miedo de expresarnos libremente por temor a ser juzgados. Por ello os recomiendo asistir a un coach que no sólo va a escucharos activamente sobre lo que os pasa, sino que os va a compartir  técnicas para que podáis favorecer esta Ventilación Emocional que nos ocupa y a la vez ahondar en lo sucedido ayudándoos a organizar vuestras emociones de manera que entendáis el para que de esos sentimientos.

La Ventilación Emocional la podéis hacer de manera verbal, es decir mediante un diálogo, pero también de manera escrita, El escribir sobre las emociones no sólo ayuda a la ventilación de las mismas, sino que ayuda al razonamiento de lo que nos pasa, ya que se tiene que hacer el esfuerzo de expresarlo por escrito, y nos sirve de guía para otras ocasiones en las que nos encontremos en la misma situación. Al fin y al cabo ¿cuántos de nosotros no hemos escrito diarios en nuestra vida?, los diarios no son más que eso, una “Ventilación Emocional”.
Animaros a expresar vuestras emociones porque veréis lo beneficioso que es para vosotros mismos y como mejora vuestra relación con los demás.

(Fuente: www.psicologaemocional.com)

lunes, 18 de marzo de 2013

Llorar libera emociones negativas


Cuando lloramos, en la mayoría de los casos, encontramos como primera reacción el intento, por parte de nuestro entorno, de aplacar nuestro llanto. Son típicas expresiones como: No llores, Se te ve muy feo cuando lloras, Él/ella no merece tus lágrimas, El llorar no va a solucionar tus problemas, etc. Si bien estas expresiones buscan el consuelo en nosotros, ejercen el efecto contrario, dado que nos sentimos frustrados al no ser comprendidos.

Culturalmente LLORAR se ha asociado a DEBILIDAD, por ello muchas personas intentan reprimir el llanto, sobretodo públicamente. Esto emocionalmente es una bomba de relojería. Tanto las emociones positivas como las negativas han de ser expresadas logrando así un compendio emocional equilibrado.

EMOCIONES EXPRESADAS, EMOCIONES SUPERADAS

Dejando atrás los tabúes, LLORAR ES BENEFICIOSO PARA LA SALUD. Se produce una liberación de adrenalina, hormona segregada en situaciones de estrés, y noradrenalina, hormona que actúa como neurotransmisor que contrarresta el efecto de la adrenalina.

El efecto de ambas hormonas produce en el organismo una sensación de DESAHOGO y TRANQUILIDAD, el cuerpo se relaja y en muchas ocasiones la persona se queda dormida después de un episodio de llanto. Por ello, el dejar liberar todas estas emociones negativas que nos sobrepasan en determinados momentos de nuestra vida, ayuda al bienestar posterior y se convierte en un aprendizaje propio sobre como gestionarnos emocionalmente.

Tan beneficioso es REIRSE como lo es LLORAR, puesto que ambos son estados emocionales innatos en el ser humano que lo ayudan a liberar emociones tanto positivas en el caso de la risa, como negativas en el del llanto. Las dos formas de expresión de sentimientos son necesarias para que la persona gestione correctamente su estado de ánimo. De la misma manera que el fijarse en tan sólo una de ellas, como el hecho de estar todo el día riendo reprimiendo el llanto, o todo el día llorando reprimiendo la risa, suponen un malestar emocional difícil de controlar.

Por tanto, que no nos de miedo el expresar como nos sentimos, primero nos ayudará a sentirnos mejor y segundo ayudará a que las personas que nos rodean y nos quieren entiendan cuál es nuestro estado de ánimo y puedan actuar en consecuencia siempre respetando que para nosotros es necesario estas formas de expresión.

sábado, 16 de marzo de 2013

La inteligencia emocional en la escuela


La sociedad evoluciona, nuevos productos y servicios se presentan cada año a una velocidad difícil de asumir por la sociedad en general. Internet nos ofrece nueva formas de hacer las cosas. Muchas veces con más eficiencia. En este contexto de progreso tecnológico una parte importantísima de nuestra sociedad está completamente estancada, ajena a los progresos que existen en otros ámbitos: la educación.


Los modelos de educación en España prácticamente no han cambiado en 50 años. Con un enfoque unidireccional, los temarios educativos se concentran en el contenido, sin prestar ninguna atención a uno de los aspectos más importantes en el desarrollo, la inteligencia emocional.

Ya sea en el trabajo, en los estudios o simplemente en sociedad, todos hemos de aprender a comunicarnos, a trabajar en equipo, a motivar a otros, a liderar y a tolerar. Las personas emocionalmente inteligentes sobresalen por estas cualidades. Sus habilidades para empatizar, resolver conflictos, tomar decisiones y perseverar en los proyectos que acometen, les ayudan a ser personas más felices en sus vidas y a alcanzar sus objetivos más facilmente.

Según Daniel Cóleman, escritor que acuñó el término Inteligencia Emocional en su libro en 1995, la inteligencia emocional es algo que se puede aprender. No todos sabemos ser empáticos o perseverantes por naturaleza, y sin embargo mucha gente piensa que estos, son rasgos de la personalidad dificilmente maleables.

Es posible incorporar conceptos de inteligencia emocional en las clases, y de hecho ya se está empezando a hacer en los curriculums de algunos colegios. Universidades como John Hopkins ya enseñan a los futuros profesores a introducir estos conceptos en sus clases, y organizaciones como School Climate ayudan a profesores expandir estos conocimientos.

Solo cabe esperar que gobiernos y burócratas comiencen por fin a entender que el mundo de la educación también evoluciona y que han de dejar mayor libertad a los profesores para que puedan mejorar los curriculums educativos a medida que la sociedad avanza.

jueves, 14 de marzo de 2013

El tazón de madera del abuelo


El viejo se fue a vivir con su hijo, su nuera y su nieto de cuatro años.
Ya las manos le temblaban, su vista se nublaba y sus pasos flaqueaban.
La familia completa comía junta en la mesa, pero las manos temblorosas y la vista enferma del anciano hacían el alimentarse un asunto difícil.
Los guisantes caían de su cuchara al suelo y cuando intentaba tomar el vaso, derramaba la leche sobre el mantel.

El hijo y su esposa se cansaron de la situación.
“Tenemos que hacer algo con el abuelo”, dijo el hijo. “Ya he tenido suficiente, derrama la leche, hace ruido al comer y tira la comida al suelo”.
Así fue como el matrimonio decidió poner una pequeña mesa en una esquina del comedor. Ahí, el abuelo comía solo mientras el resto de la familia disfrutaba la hora de comer. Como el abuelo había roto uno o dos platos, su comida la servían en un tazón de madera. De vez en cuando miraban hacia donde estaba el abuelo y podían ver una lágrima en sus ojos mientras estaba ahí sentado sólo. Sin embargo, las únicas palabras que la pareja le dirigía, eran fríos llamados de atención cada vez que dejaba caer el tenedor o la comida.

El niño de cuatro años observaba todo en silencio. Una tarde antes de la cena, el papá observó que su hijo estaba jugando con trozos de madera en el suelo. Le preguntó dulcemente: “¿Qué estás haciendo hijito?”. Con la misma dulzura el niño le contestó: “Ahh, estoy haciendo un tazón para ti y otro para mamá para que cuando yo crezca, ustedes coman en ellos”. Sonrió y siguió con su tarea.

Las palabras del pequeño golpearon a sus padres de tal forma que quedaron sin habla. Las lágrimas rodaban por sus mejillas. Y aunque ninguna palabra se dijo al respecto, ambos sabían lo que tenían que hacer.

Esa tarde el esposo tomó gentilmente la mano del abuelo y lo guió de vuelta a la mesa de la familia. Por el resto de sus días ocupó un lugar en la mesa con ellos. Y por alguna razón, ni el esposo ni la esposa, parecían molestarse más cada vez que el tenedor se caía, la leche se derramaba o se ensuciaba el mantel.

Los niños son altamente perceptivos. Sus ojos observan, sus oídos siempre escuchan y sus mentes procesan los mensajes que absorben. Si ven que con paciencia proveemos un hogar feliz para todos los miembros de la familia, ellos imitarán esa actitud por el resto de sus vidas.

Los padres y madres inteligentes se percatan que cada día colocan los bloques con los que construyen el futuro de sus hijos. Seamos entonces constructores sabios y modelos a seguir.

He aprendido que independientemente de la relación que tengas con tus padres, siempre los vas a extrañar cuando ya no estén contigo.

“La gente olvidará lo que dijiste y lo que hiciste, pero nunca como la hiciste sentir.”

miércoles, 13 de marzo de 2013

Claves para decir siempre la verdad



¿Utilizas la mentira como recurso habitual?
¿Conoces a alguien que lo haga? ¿Cuáles crees que pueden ser los motivos? La mentira puede tener consecuencias dolorosas que se pueden evitar. 
Pero, ¿también la mentira puede evitar dolor? 
¿La consideras útil o necesaria en determinadas situaciones?



martes, 12 de marzo de 2013

Tú decides


La pequeña, bien perfumada y orgullosa anciana de 78 años, completamente vestida cada mañana a las 8 en punto, con su cabello arreglado a moda y el maquillaje perfectamente aplicado, se muda hoy a un asilo. Su esposo de 80 años, murió recientemente, lo que motivó la mudanza.

Después de muchas horas de esperar pacientemente en el recibidor del asilo, sonrió dulcemente, cuando se le dijo que su cuarto estaba listo.
Mientras se desplazaba con su andadera hacia el elevador, le di una descripción detallada de su pequeño cuarto, incluyendo las cortinas que colgaban de su ventana.
“Me encanta”, afirmó, con el entusiasmo de un niño de 8 años al que le acaban de entregar una nueva mascota.
“Sra. Jones, no ha visto el cuarto, espere”. “Eso no importa”, respondió.
“La felicidad es algo que decides con el tiempo. Si me gusta o no mi cuarto, no depende de cómo estén arreglados los muebles, depende de cómo arregle mi mente.”
Ya decidí que me gusta. Es una decisión que hago cada mañana, cuando me levanto. Tengo la elección; Puedo pasar el día en la cama, repasando la dificultad que tengo con las partes de mi cuerpo que no funcionan, o salir de la cama y estar agradecida por las partes que sí funcionan”.
“Cada día es un regalo, y mientras se abran mis ojos, me enfocaré en el nuevo día y los recuerdos felices que he almacenado sólo por ésta vez en mi vida.” La FELICIDAD es como una cuenta de banco: tú retiras de ella, lo que has depositado.
Así que mi consejo sería, que deposites una gran cantidad de felicidad, en la cuenta de tu memoria.
Recuerda estas cinco simples reglas para ser feliz:
1.- Libera tu corazón del odio.
2.- Libera tu mente de preocupaciones.
3.- Vive sencillamente.
4.- Da más.
5.- Espera menos.

miércoles, 6 de marzo de 2013

La carreta vacia

Caminaba con mi padre, cuando él se detuvo en una curva y después de un pequeño silencio me preguntó:
- Además del cantar de los pájaros, ¿escuchas alguna cosa más?
Agudicé mis oídos y algunos segundos después le respondí:
-Estoy escuchando el ruido de una carreta…
-Eso es, dijo mi padre. Es una carreta vacía.
Pregunté a mi padre: ¿Cómo sabes que es una carreta vacía si aún no la vemos?
Entonces mi padre respondió:
- Es muy fácil saber cuándo una carreta está vacía, por causa del ruido. Cuánto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace.
Me convertí en adulto y hasta hoy, cuando veo a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de todos, siendo inoportuna, presumiendo de lo que tiene, sintiéndose prepotente y haciendo de menos a la gente, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo: “Cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace”.
La humildad consiste en callar nuestras virtudes y permitirles a los demás descubrirlas, recuerda que existen personas tan pobres que lo único que tienen es dinero. “Nadie está más vacío, que aquel que está lleno del Yo mismo". “Seamos lluvia serena y mansa que llega profundamente a las raíces, en silencio: NUTRIENDO".

lunes, 4 de marzo de 2013

Aprende a fabricar tu futuro



Qué lejano nos parece todo cuando hablamos de futuro ¿verdad?
¿Cómo te construyes el tuyo?
A lo mejor haces planes o te marcas objetivos, puede que te imagines cómo te gustaría que fuera, quizá pienses que tu destino está escrito o simplemente te dejes llevar.
Quiero que sepas que tu futuro lo estás haciendo ahora mismo. Es consecuencia de lo que dices, de lo que haces y de lo que piensas hoy.
¿A que parece que no tiene sentido? Piénsalo un momento y verás que sí.
Si echas la mirada atrás en tu vida, verás que lo que eres, lo que tienes y lo que haces ahora, lo fabricaste hace tiempo.
Por eso es importante que te observes a menudo para ver qué estás “construyendo”.
Te voy a dar cuatro pautas que puedes seguir para tener el futuro que deseas:

Empieza el día con una actitud positiva.
Esto marcará el resto de tu jornada. Te sorprenderás de los efectos.
No es fácil ¿verdad? Si fuera fácil yo no te lo estaría sugiriendo porque ya habrías empezado a hacerlo hace mucho tiempo.
Pero quiero que sepas que si consigues que sea un hábito, no querrás cambiarlo nunca más. Te lo digo por experiencia.

Márcate objetivos

¿Sabes que para las personas de éxito marcarse objetivos es tan necesario como respirar?
Pues sí, y es que saben que sin objetivos o no se llega a ningún lado o se llega a cualquier sitio… no deseado.

Aprende, aprende, aprende
Estudia, lee, investiga todo aquello que te gusta. Hay una fuente inagotable de experiencias que te están esperando. Sólo tienes que ser un poco curioso en aquello que te apasiona.
Ahora tenemos el mundo de la información y de las comunicaciones a nuestro alcance. No tienes excusa.

Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti
Esta última pauta podría ponerla en cualquier artículo de cualquier tema.
Es importante, eficaz y además es “multifunción”. Es una de las que mejores resultados te va a dar para cualquier cosa que quieras. Y siempre tiene premio, no porque la otra persona te sonría o te lo agradezca, sino por la satisfacción que te da.
No pierdas de vista estas pautas y serás consciente de la creación de tu futuro.
(Fuente:www.exitoalos40.com)

sábado, 2 de marzo de 2013

Es amor, no egoismo



Tenemos la falsa creencia que el darnos prioridad emocional con respecto a las demás personas nos convierte en egoístas, nada más lejos de la realidad. Para encontrar la armonía en nuestras relaciones personales primero debemos desarrollarla en nosotros mismos. No podemos dar aquello que no tenemos.
El pensar y ayudar a los demás a potenciar su bienestar está bien, siempre y cuando no nos olvidemos del nuestro. Somos los únicos dirigentes de nuestra vida, por tanto no podemos vivir la de otros.
No debemos dejar de hacer lo que nos satisface por complacer al otro, primero porque nos convertimos en nuestros propios enemigos y segundo porque creamos relaciones de dependencia donde la otra persona se ve limitada a desarrollar habilidades y capacidades emocionales que le hagan ser autónoma. Dar y recibir deberían conformar una balanza equilibrada.
No se puede suplir la falta de amor propio por el amor de los demás. Nosotros tenemos que ser la base emocional que construya relaciones sanas. ¿Cómo pretendemos que nos valoren y respeten si no lo hacemos con nosotros mismos ?.
(Fuente:
CIARA MOLINA)

viernes, 1 de marzo de 2013

Las cuatro leyes de la Espiritualidad


En la INDIA se enseñan las "Cuatro Leyes de la Espiritualidad" 

La primera dice: "La persona que llega es la persona correcta", es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación. 

La segunda ley dice: "Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido". Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: "si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra...". No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice: "En cualquier momento que comience es el momento correcto". Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Y la cuarta y última: "Cuando algo termina, termina". Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.
Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llegó a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado.